A medida que se automatizan más tareas en todas las profesiones, su capacidad para aportar nuevas ideas que resuelvan desafíos más importantes es más importante para su éxito, y el éxito de su empresa, que nunca. En esta publicación, le mostramos cómo aprovechar el proceso creativo para aumentar su productividad y poder para innovar.


Tu empresa necesita que seas más creativo, pero es difícil encontrar el momento en el que tienes una gran lista de tareas pendientes y te recompensan en función de los resultados. Se prioriza la productividad sobre la creatividad porque es más fácil de medir y vincular a las ganancias. Pero las empresas están experimentando una transformación digital que pronto automatizar gran parte del trabajo de rutina que se asocia con la productividad, poniendo un enfoque renovado en el pensamiento creativo. Los datos recientes del censo de los EE. UU. Ya muestran una disminución dramática de las ocupaciones rutinarias y un aumento de las no rutinarias o creativas.

undefined

Dado el cambio de roles en el mercado laboral, su capacidad para contribuir con nuevas ideas que resuelvan desafíos más amplios es más importante para su éxito, y el éxito de su empresa, que nunca. Mientras trabaja en el proceso creativo puede parecer menos productivo que realizar una cantidad determinada de tareas por día, sus nuevas ideas agregarán significado y valor a su productividad. Sin pensamiento y acción creativos, el trabajo se volverá repetitivo y eventualmente se estancará. Puede parecer imposible cuantificar el efecto de la creatividad en el éxito empresarial, pero los datos respaldan un enfoque creativo. Peter Roberts investigación sobre empresas innovadoras encontró que si dos organizaciones tienen la misma rentabilidad en el año 1, para el año 5, la empresa no innovadora tendrá entre un 75% y un 80% menos de beneficios que la innovadora. La creatividad no obstaculiza la productividad, la impulsa. Aquí, analizamos cómo puede comenzar a administrar su creatividad de manera productiva.

Reconozca y separe su pensamiento convergente y divergente

Nuestras mentes no pueden pensar de forma concreta y creativa al mismo tiempo. Todos tenemos la capacidad de pensar de forma creativa, pero a menudo no se siente natural porque pasamos la mayor parte de nuestro día de trabajo en un modo lógico y orientado a las tareas. A esta mentalidad analítica la llamamos pensamiento convergente. Esta mentalidad se centra en encontrar una respuesta única y bien establecida a un problema o tarea. En el otro lado del espectro está pensamiento divergente, donde su cerebro está más abierto a generar ideas creativas explorando muchas soluciones posibles.

undefined

Fuente La creatividad a menudo se ahoga en el trabajo porque usted y sus compañeros de trabajo mantienen una mentalidad convergente durante todo el día y, a menudo, es demasiado difícil cambiar cuando es necesario. Por ejemplo, tiene una gran solución creativa que comparte con su equipo en la reunión de estado, pero la idea se descarta rápidamente. El problema no es su idea, sino el hecho de que sus colegas tienen una mentalidad convergente. Para evitar este conflicto, las empresas innovadoras a menudo etiquetan sus reuniones como convergentes o divergentes para asegurarse de que todos tengan claro qué mentalidad se debe utilizar en la reunión. Cuando se dé cuenta de la mentalidad en la que se encuentran usted y su equipo en un momento dado, puede aprender a cambiar de marcha dependiendo de lo que esté tratando de lograr. Aquí hay algunas formas de reconocer en qué mentalidad se encuentra:

Mentalidad convergente (analítica)

  • Tomar decisiones rápidas: responder correos electrónicos, revisar el trabajo, delegar asignaciones.

  • Encontrar una solución al problema o tarea: balancear un presupuesto, analizar datos, revisar el estado.

  • Movilizarse para la acción: definir opciones, crear planes, ejecutar tácticas.

Mentalidad divergente (creativa)

  • Producir varias opciones para resolver un problema, mejorando productos y procesos.

  • Generación de ideas únicas para la innovación: desarrollo de nuevos productos y procesos.

  • Explorando posibilidades: imaginando nuevas aplicaciones para un producto, idea o proceso.

El conocimiento y la comprensión de estos dos tipos de pensamiento pueden tener un gran impacto en la productividad general. Aprenda a identificarlos rápidamente y a cambiar de perspectiva para realizar la tarea en cuestión.

Active su cerebro creativo cuando lo necesite

No todo el mundo tiene el talento para ser un gran artista, pero cada uno tiene la capacidad de pensar de forma creativa. Sin embargo, cuando llega el momento de pasar del pensamiento convergente al divergente, a menudo se siente incómodo porque no estamos acostumbrados a pasar mucho tiempo en un estado puramente divergente. Así como desarrolló hábitos para concentrarse dentro de una mentalidad convergente, también puede nutrir el pensamiento creativo, y se vuelve más fácil cuanto más practica. Dedique tiempo cada semana para desarrollar el hábito de cambiar de mentalidad e involucrar su lado creativo sin importar cuán extraño o improductivo pueda parecer.

undefined

Para que fluya su creatividad, debe darse permiso para salir de las cuatro paredes de su oficina. Existen varias técnicas y actividades para ayudarlos a usted y a su equipo a liberarse de su rutina habitual y activar su lado creativo. Este es nuestro enfoque de tres pasos:

1. Romper con la rutina de la oficina

  • Cambia tu perspectiva. Sal de tu oficina. Apaga tu teléfono. Juega videojuegos o navega por las redes sociales. Es difícil ser creativo cuando estás en un aprieto mental. Cambiar su ubicación y actividades mentales ayudará a romper el hábito del pensamiento convergente continuo.

  • Llegar a las manos. El ejercicio ayuda a activar su pensamiento divergente al aclarar su mente, permitiendo que las ideas fluyan libremente. UNA estudio reciente encontraron que caminar aumentó la creatividad para el 81% de los participantes. De hecho, las reuniones a pie se han convertido en algo cotidiano en empresas como Facebook y Twitter.

2. Idea de inicio rápido

  • Diviértete y ríe. Para romper el hielo en una reunión de lluvia de ideas, comience con ejercicios de creatividad para crear una atmósfera divertida y enérgica. Las emociones positivas ayudan a fomentar el pensamiento creativo. Riendo mejora la flexibilidad mental y compromete nuestro cerebro de formas inesperadas.

  • Usa estímulos visuales. Nuestro mente inconsciente utiliza la imaginación y los sentimientos para comunicarse, lo que puede ser provocado por estímulos visuales. Las visualizaciones de datos e ideas pueden ayudarnos a pensar de manera diferente y hacer nuevas conexiones.

3. Escribe todo

  • No hay malas ideas. Al documentar cada pensamiento, no importa lo extraño que sea, evita usar su mentalidad convergente para autoeditar y crear un depósito de pensamientos divergentes para volver a visitar.

  • Explore las posibilidades. Revise sus ideas escritas con un grupo más grande para inspirar nuevas ideas y explorar cómo esas ideas pueden funcionar para resolver sus problemas comerciales.

Ser intencional con tu proceso creativo le ayudará a usted y a sus colegas a desarrollar el hábito de cambiar a una mentalidad divergente en el momento adecuado para mantenerse productivos mientras trabaja en sus actividades creativas.

Integre la creatividad en su flujo de trabajo y optimice la productividad

El pensamiento convergente y divergente son componentes diferentes del mismo proceso, pero las ideas creativas necesitan un pensamiento convergente para convertirse en soluciones reales. La productividad sufre cuando abordamos las tareas con una mentalidad incorrecta. Matamos las actividades creativas con nuestro pensamiento convergente, mientras que a veces nos desviamos por la tangente creativa cuando necesitamos tomar decisiones. Al dividir su flujo de trabajo en etapas basadas en objetivos convergentes y divergentes, podrá encontrar el equilibrio adecuado para organizar su tiempo y mejorar su producción creativa. Puede utilizar estas cinco etapas del flujo de trabajo para ayudarlo a categorizar su pensamiento:

  1. Preparación (convergente): Identifique el problema y recopile información que le brinde una sólida comprensión de todos los problemas y detalles del desafío.

  2. Descubrimiento (divergente): Aborde el problema con el pensamiento creativo. Haga nuevos descubrimientos y asociaciones para llegar al meollo de los problemas comerciales.

  3. Definir (convergente): Determine los problemas centrales que tendrían el mayor impacto una vez resueltos.

  4. Ideación (divergente): Desarrolle tantas soluciones creativas como sea posible, ampliando y construyendo cada idea hasta que haya agotado sus opciones.

  5. Validación (convergente): Evalúe las ideas según los requisitos del proyecto y obtenga comentarios de las partes interesadas para determinar cómo implementar las ideas.

undefined

Al definir claramente qué fases son divergentes y cuáles convergentes dentro de su proceso, sabrá cuándo activar la mentalidad creativa. La necesidad de ser creativo ya no estará reñida con su productividad general, sino que será un paso importante en el proceso.

La creatividad es el futuro del trabajo

A principios de este año, Mark Cuban famoso predicho que la habilidad laboral más buscada en diez años será el pensamiento creativo. Su razón fundamental es que incluso los trabajos codiciados como desarrolladores e ingenieros eventualmente se volverán rutinarios y automatizados. Los ganadores de esta nueva realidad serán las personas que sepan cómo utilizar su creatividad para encontrar problemas que otros no perciben y ofrecer soluciones que otros no pueden. Desarrollar el hábito de integrar su mentalidad creativa y orientada a las tareas lo ayudará a resolver problemas de manera más efectiva y a ahorrar tiempo. Sabrá exactamente cuándo y cómo salir de su mentalidad analítica para la ideación y el descubrimiento y cuándo adoptarlo, y esa es una habilidad que ningún programa puede automatizar.