Muchos propietarios y ejecutivos de empresas quieren creer que un equipo de personas con mucha experiencia puede obtener grandes resultados sin mucha intervención. No caiga en este error. Los mejores equipos saben cómo operar de manera efectiva y eficiente porque tienen un líder que sabe sacar lo mejor de ellos. Aquí hay seis consejos que le ayudarán a hacer que su equipo sea más productivo y eficiente.

1.Fija metas realistas y comunícalas claramente

El primer problema con el que se encuentran la mayoría de las empresas es el hecho de que no saben cómo establecer objetivos efectivos y comunicarlos. O ponen el listón demasiado alto o demasiado bajo, y luego asumen que los miembros de su equipo entienden exactamente lo que están pensando. Poner el listón demasiado alto evita que los miembros del equipo alcancen la meta, dejándolos desmoralizados o a merced de horarios poco realistas, mientras que establecer metas demasiado bajas hace que alcanzar la meta sea completamente intrascendente e irrelevante. En otras palabras, los logros obtenidos al perseguir estos objetivos se vuelven completamente insignificantes. Comunicar claramente sus expectativas garantiza que su equipo no tenga que perder horas rehaciendo el trabajo que accidentalmente no dio en el blanco. También recuerde que los objetivos deben basarse en INTELIGENTE principios: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con plazos determinados. Usando estos parámetros, puede medir adecuadamente su nivel de finalización y su progreso hacia ellos.

2. Asignar roles en consecuencia

En algunos equipos, las habilidades, personalidades y experiencias de los miembros son tan específicas que la división del trabajo es algo natural, pero esto no es algo en lo que pueda permitirse confiar. Es mejor asignar roles y tareas claramente para que todos sepan quién es responsable de cada parte del proyecto. Sin asignaciones claras, es fácil para todos asumir que alguien más se está ocupando del trabajo esencial y usted quiere asegurarse de que la responsabilidad esté incorporada en cada fase.

3. Dar la retroalimentación adecuada

La construcción de un equipo excelente también depende de su capacidad para brindar una retroalimentación adecuada. Su personal lo busca en busca de orientación, incluso si no quieren que esté constantemente pendiente de su trabajo. Es mejor mantener un equilibrio en sus comentarios: demasiados elogios significan que su equipo no tiene idea de cómo mejorar, pero muchas críticas harán que su equipo deje de darle lo mejor de sí mismo porque nunca nada obtiene su aprobación. Ofrecer dosis regulares de crítica constructiva también les enseña a los miembros del equipo que pueden obtener comentarios menos que estelares sin sentirse fracasados.

4. Programar tareas

Hágase cargo de establecer horarios y fechas límite para que su equipo tenga clara la dirección y las prioridades cuando entren a trabajar todos los días. Puede ser tentador dejar que su equipo ayude a definir esos parámetros, pero es probable que tenga la mejor perspectiva sobre qué tareas deben completarse y en qué orden para que no haya una lucha estresante al final. Con los objetivos a corto plazo y los plazos establecidos, todo el equipo tiene un mejor sentido de la dirección y la seguridad de saber cómo se desarrolla el proyecto.

5. Evite reuniones innecesarias

Una encuesta de Atlassian encontró que un trabajador de oficina promedio gasta aproximadamente 31 horas cada mes en reuniones. Si bien no hay nada como una sesión de lluvia de ideas en persona, probablemente necesite menos reuniones de las que cree. Demasiadas veces, sus creatividades probablemente están trabajando duro, en la cima de su eficiencia, solo para ser interrumpidas por una notificación de una reunión que no los involucra en absoluto. Reducir el número de reuniones innecesarias reduce las distracciones y le ahorra más de un día y cuarto de trabajo cada mes, lo que podría ser un gran impulsar su productividad. Como alternativa, puede realizar reuniones de pie, ya sea en persona o por mensajería instantánea. Otra opción sería enviar un resumen por correo electrónico sobre algunos de los temas menos urgentes.

6. Planificar el crecimiento

Por último, recuerde que tener una empresa de rápido crecimiento es fantástico, hasta que no pueda controlar el ritmo. Sin un marco sólido establecido, un crecimiento excesivo puede extender demasiado a su equipo y dejar a los clientes o clientes decepcionados. Cuando la demanda de sus servicios excede sus capacidades, debe estar preparado para responder algunas preguntas esenciales. ¿Debería subcontratar trabajo adicional a otra persona dentro de la industria? ¿Debería contratar más personal? ¿Debería simplemente rechazar este trabajo adicional? Tener estas respuestas, o al menos saber cómo analizar cómo responde su empresa al crecimiento, lo ayudará a evitar que se ahogue en el trabajo sin un salvavidas.

Sea el líder que su equipo necesita

Construir un equipo que sepa cómo tomar decisiones confiables y cuándo pedir ayuda requiere más que unas pocas clases de liderazgo. La buena comunicación es clave para transmitir objetivos de la empresa a su equipo, aclare los roles para distribuir las responsabilidades de manera efectiva y proporcione un circuito de retroalimentación que mejore sus posibilidades de éxito. Crear un horario realista y eliminar las distracciones lo ayudará a mantener cada proyecto en el buen camino y a tiempo. Y, finalmente, saber hacia dónde se dirige cuando llega el éxito le ayudará a crear un equipo que se centre en el rendimiento y la sostenibilidad en cada etapa del crecimiento de su empresa.


Biografía del autor: Nick Brown es un bloguero y experto en marketing que actualmente trabaja en proyectos para FreshOps, una empresa de software de listas en Australia. Es un aspirante a artista callejero y se dedica a la edición de audio y vídeo como pasatiempo.