Las colaboraciones no son espectáculos unipersonales ni un teatro para ambiciosos. Son una relación mutuamente beneficiosa y bien definida de dos o más personas o equipos para lograr objetivos comunes.

Más a menudo en estos días, los esfuerzos de colaboración requieren nuevos equipos con diferentes conjuntos de habilidades para lograr un objetivo específico. Al reunirse por primera vez, no estarán familiarizados con sus personalidades y nivel de experiencia. Puede llevar tiempo resolver los problemas iniciales de la dentición. Entonces, ¿cuáles son los principales obstáculos para la colaboración?

1.Lack of buy-in

Esto sucede cuando los miembros del nuevo equipo sienten que el proyecto en el que están trabajando es de poco beneficio para ellos. Algunos también pueden sentirse superiores a otros equipos, lo que no es propicio para fomentar las relaciones y el espíritu de equipo.

Una actitud de "qué hay para nosotros" puede infectar el medio ambiente y se producirá el desinterés y la desmotivación, lo que afectará el trabajo en curso en el proyecto y se desviará de los objetivos primordiales. Un equipo también puede temer que otro pueda obtener más beneficios del esfuerzo colaborativo o que tenga más poder de decisión.

Solución: Sentar las bases comienza en esa primera reunión donde se describen los objetivos y se establecen los parámetros para una verdadera colaboración. Explique por qué todos tienen que trabajar juntos por el bien común y que el éxito no se medirá por lo buenos que sean los equipos, sino por el resultado colaborativo.

2. Absence of trust

La confianza es uno de los pilares de los equipos de alto rendimiento y verdadera colaboración. Sin él, hay una falta de respeto en el trabajo de los demás y una disfunción que erosiona la confianza y va en contra de la verdadera colaboración. La desconfianza es la base de cualquier equipo o colaboración, erosionando la confianza, retrasando tareas, generando tensión e inhibiendo el flujo de trabajo y las ideas.

Solución: Genere confianza desde el comienzo de una colaboración. Los facilitadores deben alentar a las personas a que expresen sus opiniones y también alentarlas a escuchar. Asegurar que todos tengan el tiempo y el espacio para expresar sus opiniones fomentará la colaboración.

3. Pensamiento de grupo

A veces, la colaboración se convierte en el hábito del pensamiento grupal, donde hay una aceptación de la idea predominante y poca o ninguna discusión sobre los demás. Como dice Lisa Quast en 7 Pasos para prevenir decisiones desastrosas, el acuerdo no siempre es bueno.

Solución: Asegúrese desde el principio de que todos tengan claro lo que implica la colaboración y la importancia de cada vista. Dado que los equipos provienen de otras partes de la organización, es posible que tengan ideas nuevas sobre áreas fuera de su alcance habitual, por lo que es vital que se escuchen todas las voces.

4. Relaciones deficientes

Las malas relaciones pueden suceder cuando los equipos se ven a sí mismos como rivales, competidores en lugar de colaboradores, o no son receptivos a las ideas de los demás. Cuando los equipos trabajen juntos por primera vez, no estarán familiarizados con las personalidades y lo que aportan. Puede llevar tiempo resolver los problemas iniciales de la dentición. No reconocerlos y resolverlos impedirá la colaboración, provocará fricciones y retrasará los resultados. Construir buenas relaciones asegura que la creatividad fluya y se fomente la colaboración. Su ausencia embotará la dinámica que estás intentando crear.

Solución: Las malas relaciones se pueden evitar desde el principio manteniendo una reunión inicial en la que se presenten unos a otros, de modo que todos puedan aprender un poco los unos de los otros y lo que aportan a la colaboración. Las reuniones individuales también son útiles a medida que el proyecto continúa para garantizar que todos estén en el mensaje.

5.Not enough conversations

Identificado por los escritores de Equipos comprometidos: tres pasos hacia la pasión y el rendimiento como el impedimento más importante para la colaboración. Si las personas tienen miedo de hablar y no pueden expresar sus ideas o puntos de vista, se desvinculan. Pueden ver problemas o posibles trampas en las propuestas o procesos; también pueden tener excelentes sugerencias. Sin embargo, se sienten desanimados por decir algo. También puede haber problemas que deban abordarse, como un comportamiento deficiente u obstructivo.

Solución: Es bueno hablar. En la reunión inicial para establecer la colaboración, se deben sentar las bases. Explique por qué es importante que se escuchen todas las voces y cree un clima en el que las conversaciones uno a uno puedan ayudar a los miembros del equipo y eliminar cualquier barrera potencial para la colaboración. Las conversaciones ayudan al proceso.

Para llevar

La verdadera colaboración funciona cuando todos trabajan juntos, dejando de lado la acritud o los celos y buscando un resultado positivo. Aborde los problemas y céntrese en el resultado.